Historias en vídeo de los habitantes

Por la vía más fácil y rica de conocer al Naranjal, es por sus comidas, por sus ventas ambulantes de todo tipo, por sus corrientazos que más parecen comida gourmet colombiana.

Les presentamos lo que pudimos registrar y conocer de uno de los mejores comederos que existió en el barrio: El Grasero.

Paula, una chica que cada vez que nos ve, nos regala una sonrisa. Esa es muchas veces la bienvenida que nos da el barrio: paula con su carrito andando Naranjal. Y es una de las imágenes que aún nos da esperanzas, y que nos dice que el barrio vive.

De las primeras entrevistas que hicimos fue con Leo, Don Leo, que es el administrador del parqueadero “Arrabal”, y prácticamente era el inquilino que tenía ocupada una cuadra entera donde trabajaban más de 200 personas. Además de mecateadero era el sitio para jugar a las cartas y charlar un rato de la vida, o dormir la borrachera.

Héctor Moscoso es uno de los líderes del barrio el Naranjal, co-fundador de Cornaranjal (Corporación por el desarrollo y defensa de trabajadores y habitantes de Naranjal).

La primera vez que los visitamos, doña Aramita les abrió las puertas de su hogar a 4 desconocidos, y con orgullo nos mostró toda la casa y nos presentó a Carlos Andrés, y claro, nos habló de sus muñecas y de su querido barrio Naranjal.

Aunque ubicado en un sector privilegiado de la ciudad de Medellín, el progreso y la modernidad, caprichosamente, le impusieron al barrio Naranjal vecinos muy poderosos que terminaron por aislarlo.

Página 5 de 6« Primera...23456